Asociados en la prensa

Imprimir

La nueva complejidad

Escrito por Luis Rubio el .

( 0 Votes ) 

En una de sus memorables intervenciones en la escalada hacia la invasión de Irak, Donald Rumsfeld argumentó que "hay cosas conocidas que se conocen, hay cosas que sabemos que sabemos, y hay cosas conocidas que no conocemos, es decir, cosas que sabemos que no sabemos. Pero también hay cosas que no sabemos que no sabemos". Aunque parezca trabalenguas, el secretario de defensa exponía una realidad para cualquiera que se aventura hacia tierras y circunstancias desconocidas. Los gobernantes, empresarios e inversionistas enfrentan estos problemas de manera cotidiana porque nunca es factible tener toda la película de lo que vendrá. Esa incertidumbre se ha agravado de manera dramática en los últimos años.

Aunque comienza a despertar, la economía europea experimenta tiempos aciagos; Estados Unidos amenaza con entrar en la etapa descendente de su ciclo económico y China parece, finalmente, darle la razón a los Casandras con tasas menores de crecimiento. Los precios del petróleo, el fortalecimiento del dólar y el agravamiento del peso luego de la fallida Ronda Uno y el creciente déficit fiscal no han hecho sino enturbiar un panorama ya de por sí nublado.

Cada uno de estos temas entraña su propia complejidad, pero es la combinación la que preocupa y provoca enorme incertidumbre. También explica la combinación de temor y desconfianza que caracterizan al país en estos momentos. El único que parece no notarlo es el gobierno.

En su libro Mass Flourishing, Edmund Phelps, premio Nobel de economía, argumenta que el entorno favorable a la innovación fue el detonador del crecimiento económico a partir del siglo XIX. Esta tesis, similar a la de Deidre McCloskey en Dignidad burguesa, implica que donde existe un entorno de aprecio social y apoyo a los creadores e innovadores la economía prospera. Me pregunto: ¿qué ha hecho el gobierno actual ya no para promover la innovación, algo complejo en sí mismo, sino al menos para generar un entorno de confianza para el empresariado nacional y para potenciales innovadores futuros? No cabe ni la menor duda que la devaluación del peso responde a factores externos, pero es absurdo ignorar los internos que la agravan por minuto.

Según Phelps*, la innovación está disminuyendo debido al exceso de regulaciones que abruman al productor de manera creciente en el mundo. Afirma que cada vez que se agrega un mecanismo de regulación o protección se reduce la capacidad de  innovar: el extremo son los sistemas políticos corruptos que protegen rentistas de cualquier color. Phelps observa que los sistemas escolares han abandonado las fuentes de inspiración que favorecían la innovación y el surgimiento de gente creativa. El abandonar la lectura de los clásicos y, sobre todo, la exaltación del mérito individual a través de lecturas e historias de descubridores, exploradores, científicos, empresarios y, en general, gente exitosa, ha tenido el efecto de aplacar la imaginación y la creatividad, factores clave del crecimiento económico en esta etapa del mundo.

Por su parte, Charles Boix** argumenta que, al experimentar cambios tecnológicos (como la introducción de nuevos sistemas de irrigación), las sociedades basadas en agricultura primitiva experimentaron cambios sociales que produjeron resultados políticos distintos. En su nomenclatura, quienes se beneficiaron o supieron aprovechar las nuevas tecnologías fueron los “productores”, que evolucionaron hacia la construcción de regímenes políticos que hoy llamaríamos republicanos, con líderes electos, una asamblea legislativa y un sistema de gobierno que los protegiera de los perdedores. Ahí donde triunfaron los productores, como en muchas ciudades griegas y las ciudades-estado de Europa, la sociedad acabó privilegiando el crecimiento económico, la productividad y la competencia.

Quienes quedaron en desventaja y perdieron frente a los productores -Boix los llama pilladores o saqueadores- se dedicaron a pelearse por las migajas, creando un entorno hobbesiano de inseguridad, lo que llevó a preferir gobiernos monárquicos o dictatoriales que protegiesen el statu quo, obligaran a los productores y al gobierno mismo a proveer comida, trabajo e ingreso y garantizaran la existencia de mecanismos defensivos y de protección para los perdedores. Las sociedades en que ganan los pilladores propician tasas menores de crecimiento y el florecimiento de sistemas de privilegios que distorsionan la competencia, impiden la innovación y el cambio tecnológico. En México no hay duda que los pilladores siempre gozan del apoyo gubernamental.

Estas consideraciones históricas son relevantes porque muestran que las fuentes de estancamiento y vulnerabilidad no son nuevas. La incertidumbre internacional no puede esconder la enorme desconfianza que ha procreado este gobierno y sus malas decisiones y ayuda a entender las fuentes de nuestro estancamiento y la vulnerabilidad en que se encuentra el país frente a la incertidumbre que caracteriza al mundo en estos días.

¿Competir e innovar o proteger y preservar? ¿Buscar elevar la productividad o elevar el salario por decreto? El deterioro es creciente; el súbito cambio de tendencia en la depreciación del peso debería llevarnos a todos a reconocer que lo que está de por medio es el desarrollo del país: la confianza, corazón del desarrollo, ignorada los 3 años pasados. En contraste con la alocución de Rumsfeld, las causas de nuestra situación son perfectamente conocidas.

 

Twitter @lrubiof

Fuente: Reforma 

Imprimir

La verdad de Tanhuato

Escrito por Raymundo Riva Palacio el .

( 0 Votes ) 

Desde hace tres semanas hay un debate en la arena pública sobre si en el enfrentamiento en Tanhuato el 23 de mayo donde murieron 43 presuntos miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación, se les dio un tiro de gracia. Esta afirmación, hecha por Carlos Loret en su columna en El Universal, llevó a las autoridades a revivir un episodio que querían olvidar y a reiterar lo que desde el principio Enrique Galindo, comisionado de la Policía Federal, ha asegurado: no hubo ninguna ejecución. Loret ha sostenido su información y las autoridades federales y estatales han trastabillado. La verdad de Tanhuato es peor de lo que se ha reconocido.

Los peritajes no mencionan tiros de gracia, pero no hay nada que desmienta el espíritu de la acusación de Loret. En Tanhuato hubo una matanza. Más aún, la Policía Federal quiso cubrir el abuso y exceso de su fuerza mediante la alteración de pruebas, el ocultamiento de evidencia y sembrar armas a los presuntos delincuentes, de acuerdo con una investigación de María Idalia Gómez en el portal Eje Central. Lo saben el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido y lo sabe Galindo. Si lo desconocen sus jefes, las pruebas están en dos paquetes de fotografías que tomaron los federales y que por error –dado el grado de incriminación–, distribuyeron a los medios.

Tanhuato es un municipio en Michoacán donde está el rancho “El Sol”, en donde se dio el enfrentamiento. Colinda con Tinaja de Vargas, una comunidad de menos de 700 pobladores donde la mayoría de ellos pertenece a familias de sicarios. “El Sol” figura en los anales de la lucha contra el crimen organizado desde 2005, cuando fuerzas federales desmantelaron una base de operaciones que tenían Los Zetas en Michoacán. Aquel 23 de mayo un convoy de ocho unidades con 41 policías federales realizó un operativo en busca de Nemesio Oseguera, El Mencho, jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación, que de acuerdo con fotografías en poder de la PGR, se encontraba en ese rancho.

Cuando pasaron por Tinaja de Vargas, los federales comenzaron la persecución de un vehículo donde notaron armas largas. Tres minutos después llegaron al rancho donde empezó el enfrentamiento, que empezó en la zona boscosa de la propiedad, donde un federal cayó muerto al perforarle una bala de AK-47 el chaleco antibalas. El primer choque duró aproximadamente una hora. Unidades de la Policía Federal que se desplazaron desde Morelia, a unas dos horas y media de Tanhuato, arribaron al rancho, al igual que un helicóptero artillado BlackHawk, que fue atacado desde tierra con fusiles de asalto y un fusil de alta potencia, el Barrett M82, que no lo impactó.

Fuera del policía federal que murió en los primeros minutos del enfrentamiento, ninguno otro cayó muerto o herido. Rubido aseguró que todos los abatidos dieron positivo en las pruebas de radizonato de sodio y Walker, que probaba que habían disparado armas de fuego. Nunca explicó el porqué, según su propia numeralia, hubo más presuntos criminales con rastros de pólvora, que armas en sus manos.

Rubido y Galindo siempre defendieron el operativo del 23 de mayo. Sin embargo, desde un principio hubo dudas sobre la verdad oficial. Las sospechas tienen que ver con lo que se llama el índice de letalidad. En ese sentido los federales violaron el código de conducta y el documento de los Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley. Las evidencias apuntan al aniquilamiento.

El índice de letalidad de la Policía Federal establece un policía muerto por 1.4 agresores; en Tanhuato fue un policía muerto por 42 agresores abatidos. El excesivo uso de la fuerza debe ser una excepción, y cuando no se aplican los protocolos, son consideradas ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, según los principios y estándares del Derecho Internacional, de donde se puede desprender una responsabilidad directa hacia el Estado.

Lo que sucedió en el rancho “El Sol” tiene dos versiones oficiales. La retórica, dicha por Rubido y Galindo, y la gráfica, que muestra las fotografías. Hay dos paquetes distribuidos por la Policía Federal que revelan lo que hicieron en Tanhuato. Las primeras fotografías que se distribuyeron muestran cuerpos regados por todo el rancho, algunos en ropa interior y sin zapatos, donde no abundan las armas. En el segundo paquete aparecen los mismos cuerpos pero con armas que no estaban previamente en sus manos. Entre las armas que aparecieron figura una Barrett M82.

Cómo llegaron las armas a los muertos no es un misterio. Fueron plantadas. Las fotografías fueron captadas por policías federales una vez que habían tomado el control del rancho y abatido a todos los presuntos criminales. El Ejército, que participó como apoyo perimetral, nunca entró al rancho. De acuerdo con el procurador de Michoacán, Martín Godoy, hay algunos cuerpos que tienen disparos a escasos tres metros de distancia. Eso podrá no ser un tiro de gracia, como denunció Loret, pero para efectos prácticos es lo mismo.

Los ejecutaron a corta distancia y, en algunos casos, sin que estuvieran armados. Sembrarles armas y alterar la evidencia es un delito, al que se le debe sumar la ejecución extrajudicial en la que incurrieron al violar reglas, normas y protocolos. Los federales no son inocentes en Tanhuato, ni actuaron conforme a ley, aunque sus jefes digan los contrario.

 

Twitter: @rivapa

Fuente: El Financiero http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/la-verdad-de-tanhuato.html

 

Imprimir

Murió la 'presidencia tripartita'

Escrito por Raymundo Riva Palacio el .

( 0 Votes ) 

El presidente Enrique Peña Nieto dividió el primer cambio estratégico de gabinete en dos partes. Este jueves hizo el primero para oxigenar a su gobierno, eliminar la concentración de poder, tensión y presiones sobre los secretarios de Gobernación y Hacienda, y construir una nueva ecuación en la fase previa a la recta final de la sucesión presidencial en 2018. El diseño de concentración de poder en Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray llegó a su fin, y la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán y el deterioro económico, que redujeron drásticamente los márgenes de negociación política de Peña Nieto, lo tenían colocado en el umbral de quedarse sin opciones para la candidatura presidencial.

Las inclusiones al gabinete son importantes. La más relevante en términos de la modificación radical en el diseño sobre el cual se manejó la presidencia durante el primer medio de la administración, y por el poder acumulado y la cercanía e influencia, es la de Aurelio Nuño, quien dejó la Oficina de la Presidencia para relevar a Emilio Chuayffet como secretario de Educación. Esa cartera iba a ser, por diseño, de dos tiempos. El primero sería negociar y consolidar la reforma educativa, que es fundamentalmente administrativa, y la recomposición del poder frente al sindicato magisterial. El segundo, el gran trazo transexenal de lo que debe ser la educación en México.

Chuayffet jugó durante gran parte de la administración como una figura decorativa. La arquitectura de la reforma educativa fue hecha durante el periodo de transición en la oficina de Nuño, donde el redactor de los aspectos claves para el retorno al gobierno de la rectoría de la educación, fue Enrique Ochoa, actual director de la Comisión Federal de Electricidad. Durante la primera parte del sexenio, Chuayffet y el secretario de Educación en la práctica política cotidiana, Luis Miranda, subsecretario de Gobernación, acordaban con Nuño en Los Pinos, quien dictaba los tiempos y las fases de la reforma.

Pero lo que parecía ser la única jugada de ajedrez del presidente en el apalancamiento de sus piezas para 2018, resultó ser secundaria ante la mayor sorpresa en los cambios en el gabinete: José Antonio Meade dejó la cancillería a Claudia Ruiz Massieu y brincó a la Secretaría más generosa, constructora de dos candidaturas presidenciales (Luis Donaldo Colosio y Josefina Vázquez Mota), la de Desarrollo Social. 

Peña Nieto regresó al origen tecnócrata la política social, en el esquema del expresidente Ernesto Zedillo, cuando responsabilizó al subsecretario de Egresos de Hacienda, Santiago Levy, el rediseño de los programas sociales -la base de los actuales-, y del expresidente Felipe Calderón, que de la subsecretaría de Egresos llevó a Ernesto Cordero a Desarrollo Social.

De todos los miembros del gabinete de Peña Nieto, Meade es quien mayor experiencia tiene en cargos de alto nivel en el servicio público. En el primer diseño del equipo de Peña Nieto, Meade estaba perfilado originalmente para la jefatura de Oficina, pero cuando Eduardo Medina Mora sugirió que prefería ser embajador en Washington que canciller, fue nombrado secretario de Relaciones Exteriores. La promoción de Meade mueve drásticamente la ecuación sucesoria, pues no sólo abrió Peña Nieto los espacios para nuevos cuadros, como la designación de Nuño o la inclusión del exgobernador de Querétaro, José Calzada en Agricultura, sino que colocó al único economista a quien el secretario de Hacienda tiene respeto y escucha, a competir contra él en condiciones desiguales. Por razones de sus responsabilidades, Videgaray es el secretario malo, mientras que Meade será el secretario bueno. Uno quita, el otro da.

Pero sería un error ver en la llegada de Meade el descarte de su viejo amigo y compañero de viajes políticos, Videgaray. Igualmente sería equivocado trazar de manera lineal el arribo de Nuño y Calzada, junto con el excanciller, como un desplazamiento de Osorio Chong. 

Paradójicamente, la inclusión de tres figuras con la cercanía y confianza de Peña Nieto para jugar en la sucesión de 2018, son un alivio para los secretarios de Gobernación y Hacienda.

No se puede olvidar que para que alguno de los hombres (o mujeres) del presidente lleguen con una salud política robusta a 2018, tienen que pasar primero por lo que resta de 2015, el 2016 y el 2017. Aunque parece una obviedad, muchas veces se olvida. Al abrir la mano de cartas de aquellos a quienes hoy ve como potenciales aspirantes a la candidatura, Peña Nieto apuntaló sus todavía dos principales cuadros en el gabinete, a quienes les reduce las presiones, y facilita que se repartan entre varios los golpes naturales de las escaramuzas políticas que hoy estaban concentrados en Osorio Chong y Videgaray. Serán, por ahora, un total de cinco.

Las personas son importantes por la intencionalidad de la nueva alineación en el gabinete. Pero no es lo único. Al hacer los nombramientos, el presidente dijo que había decidido hacer los cambios para hacer frente a las nuevas circunstancias y desafíos que enfrenta el país. Es decir, el modelo de presidencia tripartita llegó a su fin. Es un importante golpe de timón porque cambia el diseño excluyente de su presidencia. Para el segundo medio, Peña Nieto deberá mostrar que ha recuperado la confianza de los primeros meses en Los Pinos, y que su equipo íntimo tendrá que aprender a trabajar de manera más abierta y entre pares, como debió haber sido desde un principio, si quieren seguir vigentes para 2018.

Twitter: @rivapa

Fuente: El Financiero http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/murio-la-presidencia-tripartita.html

Imprimir

De nuevo la economía

Escrito por Enrique Berruga el .

( 0 Votes ) 

El reto económico que se avecina para México es uno de los más complejos que hayamos visto en la última década. Pero, curiosamente, la suerte que tenemos es que, de las dos fuentes del problema —China y Estados Unidos— en realidad solamente tenemos que lidiar en serio con nuestro vecino del norte. Para bien o para mal, nuestra conexión económica con China no es tan intensa como la que tienen países como Argentina, Brasil o Japón, donde la desaceleración del gigante asiático está haciendo estragos.

Nuestras autoridades monetarias y hacendarias tienen que concentrarse en las perspectivas de la economía estadounidense. Con una buena estrategia, es realista pensar que México pueda ser uno de los países que salga mejor librado de la crisis que se cierne sobre la economía mundial. La razón principal es que la Reserva Federal viene anunciando un incremento en las tasas de interés, lo cual deberá ocurrir dentro del próximo mes. Esto indica que el banco central de Estados Unidos considera que la economía más grande del mundo ya se encuentra en franca recuperación.

La simple previsión de que la Reserva Federal elevará las tasas de interés ha derivado en que el peso mexicano pierda 20 por ciento de su valor frente al dólar. Pero no estamos solos: el real brasileño se ha devaluado 30 por ciento, mientras que el euro ya se encuentra prácticamente a la par del dólar. Si el anuncio de Washington se materializa, lo más probable es que el dólar se fortalezca aún más a nivel global.

Si la economía norteamericana mantiene sus niveles de crecimiento de empleo y de consumo interno, México tiene una oportunidad singular para exportar a buen ritmo al mercado estadounidense, a precios más competitivos y con ello subsanar parcialmente las pérdidas que registraremos por la baja en la cotización del petróleo y el costo mayor que tendrán los bienes importados. De ahí que una de las claves se encuentre en los incentivos que ofrezca Hacienda al sector exportador de nuestro país en esta etapa. La propuesta del sector empresarial de que se reduzca o de plano se elimine el cobro de impuestos a las nuevas inversiones que hagan las industrias para ampliar y modernizar su planta productiva puede convertirse en una importante inyección de recursos y de promoción del empleo en el plano interno y en una fuente crucial para impulsar las exportaciones hacia Estados Unidos. El gran objetivo es activar los mecanismos para que México se monte en la ola del crecimiento económico norteamericano.

Lo cierto es que hay variables frente a las que México puede hacer muy poco, como es el caso de la cotización del dólar o del barril de petróleo. Pero existe margen de operación, utilizando herramientas e incentivos internos para fortalecer la inversión nacional y las exportaciones, que pueden ayudar a paliar los efectos internacionales.

Es momento de preguntarnos si la controvertida reforma fiscal está a la altura de los retos que se nos presentan desde el exterior. Preguntarnos sin más, si el gasto público, al que apostó el gobierno como motor principal del crecimiento, ha dado los resultados de crecimiento esperados en los últimos dos años y si, en el incierto panorama mundial que se avecina, se considera una receta suficiente y todavía válida. La respuesta evidente es que no.

 

Internacionalista

Twitter: @enriqueberruga

Fuente: El Universal http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/articulo/enrique-berruga-filloy/nacion/2015/08/27/de-nuevo-la-economia

Imprimir

Cambios

Escrito por Ana Paula Ordorica el .

( 0 Votes ) 

Finalmente el presidente Enrique Peña Nieto anunció cambios en su gabinete. Digo finalmente porque el respiro que le otorgan los movimientos al gobierno se sentía inaplazable. Aquí hemos comentado que en el caso de la Procuraduría General de la República (PGR), el cambio de Murillo Karam por Arely Gómez le permitió un rango de maniobra mucho más amplio al gobierno cuando se dio, por ejemplo, la fuga de El Chapo.

El golpe tan fuerte para el gobierno que significó esa fuga habría sido aun mayor si quien hubiese lidiado con el tema hubiera sido Murillo Karam en la PGR y el desgaste que ya traía, entre otras razones, por el caso Ayotzinapa.

Los cambios anunciados la tarde de ayer otorgan ese oxígeno necesario. Dicen mucho sobre la idea que tiene Peña Nieto para la segunda mitad de su sexenio y para la sucesión presidencial de 2018.

A la lista de aspirantes a la Presidencia, que encabezan Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray, se suman ahora José Antonio Meade, Aurelio Nuño y, quizá, José Calzada Rovirosa. Sin olvidar al nuevo presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

La lista de posibles contendientes priistas se engrosa, lo que es una buena noticia para ese partido.

Por su parte, los enroques en el gabinete presidencial muestran en quiénes confía el Presidente. Se quedan en el gobierno las tres mujeres que arrancaron con Peña el sexenio, pero dos de ellas cambian de cartera.

Aquí es de destacar, Rosario Robles, quien no es priista, ha sido una importante política de izquierda, fundadora del PRD y, ahora, sale de Sedesol, pero no del gabinete. Rosario ha recibido el respaldo del presidente Peña desde el arranque del sexenio con el famoso “no te preocupes, Rosario”.

Su salida de Sedesol no se da por fallas en su desempeño. Se da más bien para permitir a Meade completar un currículum pesado: secretario de Energía, Hacienda, canciller y, ahora, entra a los temas sociales. Gran proyección hacia 2018.

Los cambios de ayer dicen mucho por quienes salen… pero también por quienes se quedan. Las carteras más señaladas han sido la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes .

Son las secretarías en las que más conflictos se han presentado a lo largo del sexenio. Segob por la fuga de El Chapo; Hacienda por el complejo entorno económico nacional e internacional y la SCT por los escándalos en las licitaciones. No obstante, Peña decide dejarlos. Siguen siendo hombres del Presidente Osorio Chong, Luis Videgaray y Gerardo Ruiz Esparza. Y no se perfila para que se den muchos cambios más en lo que resta del sexenio.

 

Twitter: @AnaPOrdorica

Fuente: Excélsior http://www.excelsior.com.mx/opinion/ana-paula-ordorica/2015/08/28/1042651

 

Imprimir

El príncipe de Los Pinos

Escrito por Raymundo Riva Palacio el .

( 0 Votes ) 

Confiaba el presidente hace pocas semanas a sus cercanos que no sentía que Aurelio Nuño estuviera listo para salir a la calle y sin su manto protector jugar en la política con sus propios recursos. Aun así, el presidente Enrique Peña Nieto sí consideró que su asesor de cabecera, dueño de su oído y a quien más caso le hace –por ejemplo, el no intervenir por semanas en el crimen de los normalistas de Ayotzinapa, meter a los familiares de los jóvenes desaparecidos y a dos jefes del EPR a Los Pinos, hacer que la primera dama se defendiera en YouTube por las imputaciones de la 'casa blanca', apoyar la reforma fiscal del PRD y no acortar la visita de Estado a Francia tras la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán–, podía ser quien presidiera el PRI. 

Confianza plena para quien fue uno de los comisionados en las negociaciones del Pacto por México, y la persona con la que el dirigente priista saliente, César Camacho, acordaba en la Presidencia.

Peña Nieto le había tejido el traje durante una reunión con el PRI el 26 de julio. El nuevo líder, le dijo a las cúpulas del PRI, deberá ser alguien que dialogue con los segmentos de la población más informados e independientes –identificados entre los 18 y 35 años–, con capacidad de ser interlocutor con los universitarios y saber del manejo de redes sociales. En Los Pinos lo veían como la única persona que “proyecta una imagen joven, (la) del nuevo PRI”. El que Nuño no cumpliera con el requisito de militancia partidista exigido en los estatutos, era irrelevante. Si el rey priista lo quería, dirigente sería. El 4 de agosto lo destapó Camacho. “Es del PRI, tiene militancia, y se pondera y se presume”, dijo. Horas después, se daba el cambio de decisión. El presidente le dijo a Beltrones que él sería líder del PRI y al día siguiente, a través de los voceros oficiosos, se socializó el dedazo.

¿Qué hizo cambiar de opinión al presidente? No se puede alegar que fue la fuga de El Chapo Guzmán, pues aún después de ella estaba Nuño en su cabeza. ¿Los crecientes niveles de desaprobación de su gestión fueron la razón? Siguen en picada, con todos sus atributos a la baja y una pérdida de confianza acentuada entre las élites del país. En cualquier caso, sacrificó a Nuño para tomar aire con Beltrones. El jefe de la Oficina de la Presidencia quiso recortar sus pérdidas. A través de columnas políticas amigas, envió el mensaje de que él siempre quiso a Beltrones –lo que es falso–, y que tanto había ganado el sonorense como él. Nuño reflejó debilidad y preocupación por la contundente derrota de sus aspiraciones.

Pero el presidente ya había dado señales de que estaba dispuesto a utilizar fuera de Los Pinos a Nuño, cuya meteórica carrera lo llevó en escasos tres años a pasar de asesor secundario a uno de los hombres más poderosos del gobierno. En lo que va del sexenio, Nuño se ha convertido en el príncipe en Los Pinos, entendido no como en el tratado de ciencia política de Maquiavelo, El príncipe, sino como parte de la aristocracia priista gobernante donde, si fuera una monarquía formal, sería el heredero del poder. No es el caso, pero es el contexto.

El presidente Peña Nieto está listo para hacer el primer ajuste programado de su equipo de gobierno, pero todas las señales son que sus dos pilares, los secretarios de Gobernación y Hacienda, permanecerán en sus puestos. Por diseño, las dos figuras serían sus candidatos naturales a sucederlo en 2018, pero las condiciones de la economía mexicana, la reforma fiscal, las externalidades financieras y el maltrato del secretario Luis Videgaray a las fuerzas productivas del país, lo colocan en una situación donde remontar la suma de factores negativos se antoja, en este momento, sumamente difícil. Es también el caso del secretario Miguel Ángel Osorio Chong, donde la fuga de El Chapo Guzmán evidenció la debacle de la política de seguridad, que él asumió como su responsabilidad, y le infligió una herida que no se ve cómo curarla. Sin sus dos precandidatos con plena salud política, Peña Nieto tiene que abrir su abanico de posibilidades para la sucesión presidencial, porque está en riesgo de quedar mutilado.

 

Del trío que componen la presidencia tripartida con la que gobierna, el único que está en condiciones de darle una bocanada de oxígeno es Nuño. Pero no desde la jefatura de la Oficina de la Presidencia, sino en el gabinete. Peña Nieto está casi obligado, en términos estratégicos, a moverlo hacia esa posición y desde ahí construir una candidatura alterna, si no logra rescatar a ninguno de sus dos secretarios. Posiciones para él existen. No Educación Pública, uno puede suponer, porque ningún aspirante a la presidencia podrá llevar a puerto firme la reforma educativa. No a Gobernación, salvo que el presidente terminara de liquidar a Osorio Chong. ¿Alguna otra más con la exposición necesaria?

La Secretaría de Desarrollo Social, generosa, noble y constructora de dos candidaturas presidenciales, es una posibilidad. Cuando menos es lo que mandó decir Nuño a través de una columna política que refleja siempre su pensamiento, Rozones, que lo publicó hace unos días. Suena bien como alternativa para el presidente. Ya se verá si las conjeturas se vuelven realidad y si el presidente, otra vez, lo escuchó.

 

Twitter: @rivapa

Fuente: El Financiero http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/el-principe-de-los-pinos.html

Imprimir

Crisis política en Guatemala, oportunidades y lecciones

Escrito por Lourdes Aranda el .

( 0 Votes ) 

Mientras nos entretenemos con el reality show de los precandidatos republicanos en Estados Unidos, apenas observamos que en Guatemala –otro país con el que compartimos frontera y con el que tenemos una relación compleja– se celebrarán elecciones presidenciales el próximo domingo 6 de septiembre. Estos comicios tienen la particularidad de ocurrir en medio de la crisis institucional más grave de la historia contemporánea de ese país. Entre abril y mayo, el Ministerio Público de Guatemala y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) revelaron en un informe el involucramiento de altos funcionarios, empezando por el presidente Otto Pérez Molina y su entonces vicepresidenta, Roxana Baldetti, en una red de defraudación aduanera, conocida como “La Línea”. A Baldetti se le removió de la vicepresidencia y ahora se encuentra detenida y se le enjuiciará, en una acción sin precedente en el país y en la región.

En los últimos meses se han multiplicado las protestas para exigir al gobierno medidas anticorrupción y de transparencia, además de pedir la dimisión de los responsables. La crisis institucional amenaza con provocar la caída del presidente Pérez Molina. La Corte Suprema de Justicia avaló el martes que se le someta a juicio político. El Congreso debe decidir si se le retira la inmunidad para enjuiciarlo. Por ahora, los partidos mayoritarios, el Partido Popular (PP) y el Partido Libertad Democrática Renovada (Lider), no lo han permitido. Sin embargo, la crisis se agrava. Hasta el momento, han renunciado seis de sus ministros y varios funcionarios más de alto nivel indignados por las pruebas que se han presentado sobre el posible involucramiento del presidente en distinto fraudes. La Iglesia católica y las organizaciones empresariales lo han instado a presentar su renuncia y a permitir que el vicepresidente asuma el poder. No se trata sólo del presidente y su entorno: para los guatemaltecos, la clase política y económica participa en actos corruptos. Manuel Baldizón, candidato presidencial del Lider, puntero en las encuestas, tiene como compañero de fórmula a Édgar Barquín, comprometido con una petición de antejuicio.

Esto explica por qué el candidato Jimmy Morales, un comediante, sin ninguna experiencia política, sea atractivo para buena parte del electorado y le dispute la presidencia a Baldizón. A pesar de no contar con una estructura de partido, Morales podría dar la sorpresa: si pasa a la segunda vuelta, podría convertirse en la opción de los inconformes y ganar la elección. El malestar generalizado ha llevado a que varias organizaciones civiles soliciten postergar las elecciones, lo que preocupa, pues no está contemplado en la legislación electoral y podría atraer un rompimiento del orden constitucional.

A nivel nacional e internacional se ha reconocido el papel del Ministerio Público y de la Corte Suprema de Justicia. Su actuar en este caso confirma su funcionamiento independiente e imparcial, a diferencia del gobierno y el Congreso. Otra instancia, la CICIG, ha tenido un papel primordial. Es un órgano independiente internacional, que depende de la ONU y que ha coadyuvado con el Ministerio Público a investigar las infiltraciones y delitos de los cuerpos ilegales de seguridad en el Estado y a fortalecer a las instituciones de justicia guatemaltecas para enfrentarlos. Esto ya le ha valido críticas del presidente Pérez Molina, quien apenas el domingo pasado dijo que había “una estrategia intervencionista” internacional en contra de él mismo y su nación.

En caso de que las elecciones del 6 de septiembre se celebren con la regularidad prevista, el 14 de enero de 2016 asumirá funciones un nuevo presidente. Los retos que tendrá son muchos: instituciones políticas deterioradas, crisis económica profunda y un sistema político incapaz de encauzar el malestar ciudadano. La buena noticia es que hoy Guatemala tiene un Poder Judicial más fuerte e independiente, una sociedad civil más participativa, mejor informada y con mayor capacidad de influir en los asuntos públicos. La prensa de Guatemala e internacional se refiere a estos cambios como una “primavera” que podría extenderse por la región mesoamericana. Por eso deberíamos seguir muy de cerca lo que ocurra en Guatemala en los próximos meses.

 

Twitter: @lourdesarandab

El Financiero: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/la-verdad-de-tanhuato.html

Imprimir

Muchos Broncos, (casi) ningún Kumamoto

Escrito por Víctor Espinoza el .

( 0 Votes ) 

El próximo 7 de septiembre inician campañas electorales en 13 entidades del país; en 12 de ellas se elegirán alcaldes, diputados y gobernadores. Solo en Baja California será una elección intermedia: estarán en disputa 5 alcaldías y 25 escaños en el Congreso. Obvio que la danza de los nombres arrecia y cada uno de los partidos se alista para designar a quienes puedan ganar elecciones cada vez más competidas.

La reforma electoral publicada en mayo de 2014, entre otras novedades, incluyó la posibilidad de que ciudadanos pudieran inscribirse como candidatos independientes tanto a la Cámara de Diputados como a los diversos cargos en disputa en 16 entidades de la República durante el proceso electoral 2014-2015. En total lograron su registro 123 candidatos independientes: 22 a diputados federales y 101 a diferentes cargos locales.

Al final, sólo 6 candidatos independientes obtuvieron el triunfo y ocuparán los siguientes cargos: 3 alcaldes, 1 gobernador, 1 diputados federal y 1 local. Sin duda los más publicitados por razones diversas son el gobernador electo de Nuevo León, Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón “El Bronco” y Pedro Kumamoto Aguilar, quien será diputado local en Jalisco por el Distrito 10 (Zapopan). En el caso de El Bronco, un militante priista por décadas y quien además fue alcalde de García, N.L. de 2009 a 2012, se dice que tuvo apoyos de empresarios de Monterrey y de un influyente periódico de la entidad. Su “independencia” de los partidos empezó al “cuarto para las

12”. Pero su mérito desde luego es haber logrado la victoria frente a los dos partidos mayoritarios: PRI y PAN.

El joven Pedro Kumamoto es el único de los 6 candidatos que puede presumir su independencia. Con apenas 25 años logró lo impensable: derrotar al PAN en uno de sus bastiones. Sin recursos económicos (algo así como 18 mil pesos vía financiamiento público) y 200 mil provenientes de donaciones, basó su campaña en redes sociales manejadas por jóvenes. Kumamoto, egresado de la licenciatura en Gestión Cultural del ITESO, no prometió lo imposible: simplemente honestidad, valentía y transparencia como ejes rectores de la nueva forma de hacer política. Triunfó y ahora su reto será legislar con sentido social e impulsar una contraloría social. Pero esa es otra historia.

 

Hoy, los émulos de El Bronco proliferan. Veo a muchos creyéndose con los méritos suficientes para derrotar a la “partidocracia”. De pronto oleadas de justicieros que tienen en El Bronco el ejemplo a seguir. Efectivamente, el discurso machacón, sobre todo desde la derecha liberal y empresarial, que lucra con la idea de que todos los males del país se deben a la acción de los “políticos corruptos” ha hecho mella en la opinión pública. La ecuación es muy sencilla: “Todos los políticos son corruptos; yo no soy político, luego entonces, no puedo ser corrupto y por ello debo ser candidato”. Como si los empresarios fueran inmunes a la corrupción, como si todo se redujera a los “malos” políticos. Otra conclusión reiterativa: “quitemos a los malos y pongámonos los buenos”.

Kumamotos no observo en el entorno bajacaliforniano. Veo a muchos que ante la imposibilidad de candidaturas en sus partidos, buscarán ser candidatos “ciudadanos”. Motivados por El Bronco y las encuestas que señalan que los ciudadanos votarían por candidatos independientes porque detestan a los partidos políticos, se alistan para la transformación: de pronto despiertan y descubren su “independencia”. Me gustaría

saber cuántos, de ganar, estarían dispuestos a donar el 70 por ciento de su salario, como la tarde del martes 25 nos los dijo Kumamoto en el auditorio del Tecnológico de Tijuana.

Estoy seguro que pese a que no tendrán lugar comicios federales, y que las elecciones locales no superarán a las que hubo en 2015, habrá un mayor número de candidatos independientes; más de los 101 que compitieron este año. El origen de estos candidatos será preferentemente empresarial. La amplia mayoría soñaran con la proeza de El Bronco; (casi) nadie tendrá en Kumamoto su inspiración: aunque quisieran, sus orígenes, condición social y su forma de ver y entender la problemática social, económica y política se los impediría.

 

*Investigador de El Colegio de la Frontera Norte. Correo electrónico: victorae@colef.mx. 

Twitter: @victorespinoza_

Fuente: La Jornada

Imprimir

El anticipo griego

Escrito por Jorge Eduardo Navarrete el .

( 0 Votes ) 

Angela Merkel y Alexis Tsipras comparten, además de la inicial de sus nombres de pila, una vivencia reciente que no debería pasar inadvertida: ambos han sufrido el rechazo dentro de su propio partido a posiciones importantes que decidieron asumir.  El griego precisaba de la aprobación del Consejo de los Helenos —su parlamento— para el tercer rescate financiero, cuyos términos y condiciones aceptó a pesar de que contravenían el mandato derivado del referéndum del 5 de julio, convocado por él mismo.  La alemana requería que el Bundestag —la cámara baja del legislativo— respaldase la participación de la República Federal en el arreglo europeo con Grecia.  No es fácil decidir en cuál de los dos países fue más intenso y acalorado el debate político sobre este controvertido asunto.  Los griegos acababan de pronunciarse, en referéndum, contra la reproducción ampliada, sine die, de una austeridad sádica.  Los alemanes, si se atiende a algunas encuestas, no favorecían el rescate y exigían para Grecia un trato punitivo.  En  Berlín, se produjo la mayor rebelión de parlamentarios demócrata y social cristianos (63 votaron en contra y 3 se abstuvieron), pero el apoyo de los aliados de Merkel en la Gran Coalición, los social-demócratas, aseguró la mayoría.  En Atenas la rebelión en las filas de Syriza también fue notable (31 en contra y 11 abstenciones, de 149 legisladores) pero los opositores hicieron mayoría con el primer ministro y aprobaron sin remilgos el paquete.  Merkel ha empezado a velar sus armas para buscar un cuarto mandato en 2017 y le pesa la desafección del ala más conservadora de su partido, que puede despertar otras aspiraciones.  Tsipras quedó —para decirlo en términos técnicos— colgado de la brocha y, privado de mayoría, optó por la renuncia y el anticipo de los comicios: las séptimas elecciones generales en lo que va del siglo, sin contar referenda, por lo que se habla de fatiga del electorado.

El Consejo de los Helenos —Βουλη Τϖν Ελληνϖν— es un parlamento peculiar: ahora 250 de sus 300 diputados se eligen por representación proporcional y el quinto restante es atribuido al partido que obtiene la mayor votación —una especie de seguro contra la ingobernabilidad.  La rebelión contra Syriza redujo su bancada de 149 a 124 diputados y los 25 rebeldes anunciaron la integración de un nuevo partido, Unidad Popular, que es ahora la tercera fuerza en la legislatura.  Otros seis partidos están representados: Nueva Democracia, social-cristiano (76); Amanecer Dorado, neonazi (17); El Río, izquierda moderada (17); Partido Comunista de Grecia (15); ANEL, que estaba coaligado con Syriza (13) y Pasok, social-demócrata (13).  En un parlamento tan diverso las fuerzas centrífugas pueden tornarse irresistibles.

Tzipras juega la carta del anticipo de las elecciones, nueve meses después de su impresionante victoria, confiado en las que considera tres bazas fuertes: Primera, el hecho de que, a pesar de todas las calamidades atravesadas, sigue manteniendo una popularidad muy alta frente a los demás líderes.  Una encuesta de finales de julio, mencionada por Le Monde (20 de agosto) le atribuye el 34% de las intenciones de voto, sólo dos puntos menos que el 36% de la votación efectiva que obtuvo en enero.  Otra, citada por BBC News, le reconoce un coeficiente de aprobación verdaderamente sorprendente: 61%.  Ningún otro líder griego se le acerca. Segunda, su convicción de que los electores —que habían repudiado de manera resonante el austericidio en el referéndum— en realidad temen más la salida de la zona del euro y sufrir una suerte de ostracismo en Europa.  Tercera, juzga que actuará a su favor la hasta ahora excelente temporada turística y el veranillo económico que, contra todas las expectativas, ha llegado a Grecia, con crecimiento de 1.5% del PIB en el segundo trimestre e inflación a la baja (-2.2% en julio) y, desde luego, prefiere no hablar del riesgo deflacionario que esta última cifra entraña ni del desempleo que se empeña en no bajar del 25 por ciento.

Hay otros dos elementos que pueden jugar a favor de Syriza y Tsipras: explotar los reconocidamente estrechos márgenes de maniobra que deja abiertos el tercer programa de rescate y sacar ventaja de una circunstancia que parece reconocerse cada vez más: Grecia perdió esta batalla política, frente a Alemania y otros adversarios poderosos, pero ganó con amplitud el debate de ideas y planteamientos de política frente a los mismos adversarios.  El paquete demanda, por ejemplo, elevar impuestos y abatir la evasión y la elusión.  Al hacerlo crea la oportunidad de mejorar la progresividad del sistema impositivo y combatir una proclividad tradicional y generalizada.  La imposición a Grecia de una nueva oleada de austeridad dejó mal sabor de boca en la opinión pública ilustrada del continente.  Las críticas menudearon en medios académicos y algunos círculos políticos de Alemania, Holanda, Finlandia y Dinamarca, cuyos gobiernos estuvieron en la primera fila de las exigencias.  En mucho menor medida, por tristeza, hay gobiernos, como el de Polonia, que desean justificar el ajuste propio demostrando que igual se impone a los demás.  En España y Portugal, cuyos gobiernos también desoyeron y rechazaron los planteamientos griegos, han surgido movimientos políticos que proponen enfoques similares.  Para sorpresa de muchos, el planteamiento de quitas considerables de deuda  —los llamados haircuts— fueron apoyados por el Fondo Monetario Internacional y serán discutidos hacia finales del año, cuando se evalúe la marcha del rescate.

Otra de las peculiaridades del régimen parlamentario griego es que, si un jefe de gobierno renuncia antes de el término de la legislatura, un cuatrienio, como ha ocurrido, el jefe del Estado convoca a los líderes de los partidos que detentan la primera y la segunda minorías —en este caso Nueva Democracia y el recién formado Unidad Popular— para que intenten constituir un gobierno.  Tanto Samaras como Lafazanis no lograron constituir mayorías.  Se espera que este viernes, el presidente Prokopis Pavlopoulos, convoque la elección anticipada mediado septiembre.  

Los parlamentarios disidentes, que ahora integran Unidad Popular (nombre escogido, se dice, en homenaje a Salvador Allende), son liderados por Panagiotis Lafazanis, quien en el gobierno de Tsipras estuvo al frente de un gran ministerio de nueva creación: el de Energía, Industria y Medio Ambiente.  En una primera declaración, Lafazanis declaró que propondría denunciar el paquete de rescate, salir de la zona del euro, restablecer el dracma e iniciar un nuevo camino para Grecia.  Una ruta difícil pero no inviable.  Si la opción electoral enfrenta estas opciones, el debate y su desenlace resultarán aleccionadores para Grecia, Europa y más allá.

 

Fuente: La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2015/08/27/opinion/020a2pol

 

 

 

Imprimir

Cambio de gabinete, sin cambio

Escrito por Raymundo Riva Palacio el .

( 0 Votes ) 

El 15 de mayo en la ceremonia del Día del Maestro, el presidente Enrique Peña Nieto notó que todos los subsecretarios de Educación eran nuevos. A mí no me gusta cambiar, le dijo el presidente al secretario Emilio Chuayffet. Su aversión a los cambios es conocida desde el Estado de México, y explica por qué pese a los problemas de imagen y las deficiencias de algunos de sus colaboradores, ha mantenido el mismo equipo desde el arranque de la administración. Pensaba hacer un primer ajuste pasadas las elecciones, y el jefe de Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, revisó todo este tiempo los perfiles de los posibles nuevos integrantes del gabinete.

El nuevo equipo respondería a la previsión en Los Pinos de ganar la mayoría en el Congreso. Aunque eso sucedió y los resultados fueron un revés para el PRI –perdieron dos millones de votos en la peor elección intermedia de su historia y dejaron de gobernar a diez millones de mexicanos–, Nuño le dijo a Peña Nieto que había sido un referéndum de sus reformas. El presidente lo creyó. Los planes, sin embargo, se alteraron por las derrotas en Querétaro y Nuevo León, que provocaron que la embajada de México en Washington saliera de la ecuación electoral y se adelantara el nombramiento.

Una nueva externalidad modificó aún más los planes originales: la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán. La evasión del criminal golpeó el corazón del gabinete. El escape aceleró la especulación de los cambios en el gobierno y despertó la imaginación de muchos, incluso en el entorno cercano del presidente. Uno de ellos le preguntó al presidente a quién pensaba nombrar al frente de la Secretaría de Gobernación. El presidente, de acuerdo con quienes conocen de ese diálogo, respondió que quién decía que iba a cambiar a Miguel Ángel Osorio Chong. El secretario de Gobernación, les quedó claro en ese momento, no sería relevado del cargo. El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, lo sabían mucho antes, tampoco. La pregunta que se hacen en los pasillos de poder es que si los cambios que piensan se darán a conocer esta semana, no toca a los dos pilares del presidente, ¿para qué entonces cambiar?

Un cambio de gabinete se da por varias razones, pero en todos los casos es para fortalecer al presidente. Puede ser como un ajuste por razones electorales –como hizo Peña Nieto cuando era gobernador en el Estado de México–, por agotamiento del equipo –que en un sexenio como el mexicano se da cada dos o tres años–, por necesidades estratégicas –como preparar la sucesión presidencial, a dos años de la elección, aproximadamente–, o porque las cosas no han funcionado. Si estas fueran las categorías, en el último rubro podrían entrar Osorio Chong y Videgaray.

La seguridad no funcionó, no sólo porque las cifras del gobierno discrepan con las de las organizaciones que monitorean la violencia, sino porque el ofrecimiento de restaurar la normalidad y la paz en 100 días quedó como una ocurrencia ante un país incendiado. La economía se atoró con la reforma fiscal y la contención del gasto público, a lo que se sumó la guerra de los petroprecios, las tasas de interés en Estados Unidos y la desaceleración de la economía china, que han ensombrecido aún más el futuro mediato.

Las condiciones exigen un cambio en esos dos cargos para oxigenar al gobierno y darle nuevos espacios al presidente en la segunda parte de su gobierno. Sin embargo, eso no va a suceder porque el presidente, por diseño de origen, cimentó en esos dos pilares su administración. Osorio Chong y Videgaray funcionan como los vicepresidentes españoles, uno político y otro económico. La proclividad de Peña Nieto a delegar responsabilidades lo convirtió no sólo en un rehén de ellos, sino de su jefe de Oficina, Nuño, quien tiene su oído. Deshacerse de Osorio Chong y Videgaray metería al presidente, además, en un problema táctico, al deshacerse de los que hasta representan sus dos cartas más públicas para sucederlo en Los Pinos. El presidente no puede prescindir de ellos hasta que sienta que son fusibles quemados o construya opciones para 2018.

Cambiarlos en el próximo ajuste de gobierno, no parece estar en su ánimo. Si uno observa sus discursos y las acciones presidenciales, podría uno argumentar que debe creer en lo general que las cosas van por buen camino, y que el tropiezo de El Chapo y la consecuente caída en la aprobación de su gestión, se atajan con la designación de Manlio Fabio Beltrones al frente del PRI. Como el presidente no lee la prensa, la información que recibe se la dan Nuño, Videgaray y Osorio Chong. La información con la que toma decisiones proviene de ellos tres, que le dicen lo que quieren que oiga y diga.

Quienes critican, lo ha dicho el presidente –que repite el discurso de Nuño–, pertenecen a los grupos que vieron afectados sus intereses, o son parte de la gradería de la República de las Opiniones. Por tanto, lo que piensen, no es tomado en cuenta para las decisiones. Bajo esa línea de argumentación, si las cosas son como murmuran en los pasillos del poder, esta semana habrá el primer ajuste en el gobierno, pero Osorio Chong y Videgaray se quedarán en sus cargos. El destino de Nuño es el misterio del paquete, del que se hablará en otro texto.

 

Twitter: @rivapa

Contacto

Sierra Mojada 620, Oficina 502
Torre Magnum
Colonia Lomas de Chapultepec
11000  México, D.F.

Teléfonos:
(52 55) 5202-3776
(52 55) 5202-3029

Email:
info@consejomexicano.org